thumbs_up_down

FEEDBACK


Child Custody

FAQs

No. No necesita un abogado para ir a la corte. En California, hay cientos de miles de personas que van a la corte sin un abogado todos los años. Esto se llama representación "pro per" -- que es el término legal para una persona que se representa a sí misma sin un abogado. No obstante, algunos casos son complicados. Aquí es cuando un abogado puede ser muy útil.

Es posible que necesite un abogado si:

  • cualquier persona involucrada tiene un patrimonio con muchos activos;
  • cualquiera de las personas involucradas vive fuera de California;
  • hay otras actuaciones legales que se están llevando a cabo al mismo tiempo;
  • cualquiera de las personas involucradas tiene necesidades especiales (discapacidad física/emocional);
  • cualquiera de las personas involucradas es un miembro de las Fuerzas Armadas; o
  • cualquiera de las personas involucradas es indígena norteamericano (en cuyo caso se pueden llegar a aplicar leyes federales).

Los abogados están capacitados para investigar la intención de las leyes y las decisiones judiciales, y aplicar la ley a sus circunstancias específicas. Además de su capacidad para investigar las leyes, un abogado en general:

  • tendrá familiaridad con las reglas y procedimientos de la corte;
  • sabrá cuándo hará falta obtener testimonio, y cómo preparar a los testigos para un juicio;
  • sabrá cuándo hará falta obtener el asesoramiento de un experto, consultor o investigador, dónde encontrar a dicha persona y aproximadamente cuánto pagarle; y
  • tendrá experiencia con las distintas estrategias para presentar en forma efectiva un caso ante la corte.

Si no tiene dinero para contratar a un abogado, puede haber varias opciones para obtener ayuda.

  1. Cada corte superior de California cuenta con ayuda legal disponible para casos de derecho familiar y reclamos menores. Varias cortes superiores también pueden ayudarlo con otros temas legales. Determina cuáles son los servicios disponibles en su corte.
  2. Muchas ciudades de California tienen oficinas de ayuda legal. Las agencias de ayuda legal son organizaciones sin fines de lucro que brindan servicios legales gratuitos a personas por debajo de un cierto nivel de ingresos. Encontra las oficinas de ayuda legal en su zona y averigua qué áreas del derecho cubren.
  3. Si usted no tiene mucho dinero pero la otra parte sí lo tiene, la corte puede ordenarle a la otra parte que pague una parte de los honorarios de su abogado. (Tiene que averiguar por esto en la corte. No es un proceso automático.)
  4. Muchos colegios de abogados tienen paneles de medios modestos, que están compuestos por abogados que cobran honorarios reducidos en ciertos tipos de casos. (Para esto, averigüe dónde está su colegio de abogados local y pida ayuda.)
  5. Quizás pueda encontrar un abogado que lo asesore para representarse a sí mismo (esto se llama "entrenar") o que solo se haga cargo de las partes más complicadas de su caso (y le cobre solo por ellas). Esto se llama "representación de alcance limitado" o "servicios legales desagrupados". (Su colegio de abogados local puede tener una lista de abogados que dan representación de alcance limitado.)

En general los abogados se especializan en una cierta área del derecho. Se pueden especializar en derecho civil o penal, derecho de quiebras, derecho de ancianos, derecho familiar, etc. Cuando consulte con un abogado, es importante saber cuál es su especialidad.

NOTA: Un abogado no puede representarlo en la corte de reclamos menores, pero pueden ayudar a prepararse para su caso.

Si decide contratar a un abogado, es importante que sepa:

  • qué va a pagar;
  • cuánto le costará, y
  • cuándo tendrá que pagar su cuenta.

Quizás le convenga hablar con varios abogados antes de contratar a uno.

También puede encontrar abogados en las páginas amarillas de su directorio telefónico o en la Internet.

Un "custodio" es una persona que "guarda o protege" a alguien. En una corte judicial, la custodia de los hijos significa nombrar a una o más personas para que cuiden y controlen a un menor de 18 años de edad. 

En el estado de California hay dos tipos de custodia de los hijos:

  • La custodia física quiere decir con quién vivirá el hijo la mayor parte del tiempo;
  • La custodia legal quiere decir el derecho y la responsabilidad de tomar decisiones sobre la salud, educación y bienestar del hijo.

La custodia física y legal del hijo pueden ser “exclusivas” o “conjuntas”. Por ejemplo:

  • La custodia física exclusiva quiere decir que el hijo vive y se encuentra bajo la supervisión de un solo padre. (La corte puede ordenar que el otro padre tenga el derecho de visitar a su hijo).
  • La custodia física conjunta quiere decir que cada uno de los padres tendrá la custodia física de su hijo durante un periodo significativo de tiempo.
  • La custodia legal exclusiva quiere decir que solo uno de los padres tendrá el derecho y la responsabilidad de tomar decisiones sobre la salud, educación y bienestar del hijo.
  • La custodia legal conjunta quiere decir que los padres compartirán el derecho y la responsabilidad de tomar decisiones sobre la salud, educación y bienestar del hijo.

En general, después de que los padres se separan, se considera que es en el mejor interés de los hijos que tengan contacto frecuente y continuo con ambos padres, y que ambos padres compartan los derechos y las responsabilidades de criar a su hijo. (Vea el Código de Familia de California, secciones 3000, 3010

NOTA:  Si el hijo es de descendencia indígena norteamericana, o si uno de los padres está prestando servicio en las Fuerzas Armadas, rigen reglas especiales.  Estas reglas pueden ser muy complicadas.  Si usted se encuentra en una de estas situaciones, le recomendamos que consulte con un abogado.  Puede encontrar ayuda legal de bajo costo.

Normalmente, un juez garantizará el derecho de cada padre de pasar tiempo con sus hijos. El juez también exigirá que cada padre cuide y mantenga a sus hijos. La corte no dará preferencia a uno de los padres debido a su sexo. 

Si uno de los padres ha fallecido, o no puede o se niega a asumir la custodia, o ha abandonado a su hijo, el otro padre tiene el derecho de recibir tanto la custodia legal como física de su hijo.

A veces ninguno de los padres está dispuesto o tiene la capacidad como para cuidar de sus hijos. En esos casos, la corte puede designar a una tercera persona para que cuide a los hijos. 

Un juez puede ordenar a un padre que no tenga contacto con sus hijos si decide que:

  • El padre es legalmente incompetente.  Aun en ese caso, a corte puede permitir la visitación supervisada;
  • Un padre que no está relacionado con los hijos por sangre o adopción legal.  No obstante, dicha persona podría ejercer el papel de padre en un acuerdo de crianza; o
  • El contacto sería perjudicial para sus hijos.

En casos extremos, una corte puede dar por terminados los derechos de paternidad de una persona. Esto ocurriría después de una determinación de abandono por parte del padre, o cuando el padre exhibe conducta altamente perjudicial para sus hijos. 

 

1.  Si los padres están casados o forman una pareja de hecho

  • Divorcio/Separación legal/Anulación
    Puede pedir órdenes de custodia y visitación de los hijos como parte de un caso de divorcio, anulación o separación legal. Puede obtener órdenes temporales de custodia de los hijos mientras esté esperando el fallo final en su caso de divorcio. 
  • Petición de custodia y manutención 
    También puede iniciar un caso de custodia presentando una:
    • Petición de custodia y manutención de hijos menores (formulario FL-260)
       Vea las instrucciones para este formulario.

    Al iniciar un caso de esta manera, la corte puede dictar órdenes de custodia de los hijos y otras órdenes. 

2.  Si los padres no están casados ni forman una pareja de hecho

  • Caso de paternidad
    Un caso de paternidad es para aquellos padres que tienen un hijo en común pero no están casados ni forman una pareja de hecho.  Establece quiénes son los padres legales. El juez puede dar órdenes de custodia y visitación de los hijos en un caso de paternidad. Para obtener más información, vea la sección sobre “Paternidad” de este sitio web.
  • Petición de custodia y manutención 
    Si firmó una Declaración de paternidad, puede iniciar un caso de custodia o visitación presentando una:
    • Petición de custodia y manutención de hijos menores (formulario FL-260)
       Vea las instrucciones para este formulario.

3.  Orden de restricción de violencia en el hogar
Si ha sido víctima de violencia en el hogar, puede pedir la custodia de sus hijos junto con una orden de restricción de violencia en el hogar.

4.  Caso de cumplimiento del Departamento de Servicios de Manutención de los Hijos (DCSS)
Si hay un caso de manutención de los hijos iniciado por el Departamento de Servicios de Manutención de los Hijos, es posible que pueda pedir órdenes de custodia y visitación.  Tiene que esperar hasta que se haya establecido la paternidad y ambos padres estén involucrados en el caso. 

La corte puede aceptar muchas estructuras familiares distintas.  

Familias reconstituidas:  En una familia reconstituida, uno de los padres tiene una nueva relación de largo plazo. Los hijos en general se refieren a la nueva pareja como su madrastra o padrastro.  La nueva pareja se refiere a los hijos como sus hijastros. 

Padres solteros:  Muchas personas tienen hijos sin estar en pareja. 

Familias de abuelos:  En muchas familias, los abuelos tienen custodia de sus nietos. 

Parejas no casadas:  Muchas parejas tienen hijos sin casarse. 

Padres del mismo sexo:  Las parejas del mismo sexo tienen hijos por medio de inseminación artificial, subrogación o adopción, y también pueden criar a hijos de relaciones anteriores.   

 

En general, un menor no tiene el derecho de elegir dónde va a vivir hasta que cumple 18 años de edad. 

En un caso de custodia de los hijos, si los padres le piden a la corte que decida dónde va a vivir su hijo, el juez considerará los deseos del hijo como uno de los factores para tomar su decisión. No obstante, la primera prioridad del juez siempre será el mejor interés de los hijos. 

Bajo ciertas circunstancias, se puede permitir que el hijo le diga al juez directamente cuál sería su preferencia sobre un arreglo de custodia.  

Normalmente, cuanto mayor sea el hijo, mayor importancia se dará a sus deseos. Esto se llama tener "edad suficiente y capacidad para razonar”. (Vea la sección 3042 del Código de Familia de California).

Si un juez advierte que un hijo preferiría vivir con uno de los padres en vez del otro, probablemente se pregunte:

  • ¿Por qué razón quiere vivir el hijo con uno de sus padres más que con el otro?
  • ¿La razón es válida?
  • ¿La razón es un factor importante en su vida, como su educación o la necesidad de obtener atención médica especializada?
  • ¿Qué tan estable y fiable es el padre con quien quiere vivir el hijo?
  • ¿Qué nivel de madurez social, emocional e intelectual tiene el hijo?
  • ¿Qué apoyo brinda cada uno de los padres a las preferencias del hijo?
  • ¿Se le ha puesto presión o se ha manipulado al hijo para que indique su preferencia?

Si la preferencia del hijo se basa en un razonamiento atinado y responde a sus mejores intereses a largo plazo, el juez probablemente la tendrá en cuenta al momento de tomar su decisión.

En California, los hijos tienen el derecho de ser respaldados financieramente por ambos padres legales. La manutención de los hijos asegura que cada niño tenga alimentos, vestimenta, atención médica y la capacidad de obtener una educación que le permita llevar adelante una vida exitosa.

Con frecuencia, cuando los padres solicitan que se decida la custodia y visitación de sus hijos, también piden que se establezcan los pagos de manutención de los hijos. Para obtener más información sobre manutención de los hijos, visite nuestra sección sobre manutención de los hijos

Algunos padres dejan a sus familias y nunca más se escucha de ellos. Otros aparecen tan rara vez que es como si hubieran abandonado a sus familias.

Si el otro padre quiere ir a la corte para legalizar la situación, el padre ausente tiene el derecho constitucional de ser notificado de las actuaciones legales. Esto se llama “entrega legal”, y se debe hacer con todos los documentos presentados ante la corte. 


Póngase en contacto con un abogado si:

  • No sabe dónde está el otro padre; o
  • El otro padre está en las Fuerzas Armadas, en la cárcel o viviendo fuera del estado.

Encuentre un abogado en su condado.

Si los padres viven en distintos estados, puede ser difícil resolver los asuntos de custodia.  Lo mejor sería trabajar con abogados que tienen experiencia con estos tipos de casos.  Esto es particularmente importante si uno de los padres vive en otro estado debido a su servicio militar.  Puede encontrar ayuda legal de bajo costo.

Asuntos de custodia interestatal

Todos los estados de los Estados Unidos y el Distrito de Columbia han adoptado la Ley Uniforme de Jurisdicción de Custodia de los Hijos, o UCCJA, por sus siglas en inglés. Esta ley fija normas sobre cuándo una corte puede tomar decisiones de custodia y cuándo debe aceptar una decisión existente de otro estado.

En general, un estado puede tomar una decisión de custodia de los hijos si:

  1. El "hogar” del menor se encuentra en el estado. Esto quiere decir que el menor ha vivido en el estado por los últimos seis meses, o estaba viviendo en el estado pero actualmente no se encuentra allí porque uno de los padres se lo llevó o lo mantuvo fuera del estado.  O
  2. El menor tiene conexiones significativas con personas del estado, como maestros, médicos y abuelos. Se puede probar que el cuidado, protección, capacitación y relaciones personales del menor se encuentran en el estado.  O
  3. El menor se encuentra en el estado y ha sido abandonado, o se encuentra en peligro de ser abandonado o descuidado si se lo envía al otro estado. O
  4. Ningún otro estado puede cumplir con una de estas tres condiciones, o un estado cumple con por lo menos una de las condiciones pero ha declinado tomar una decisión de custodia. 

Una decisión de custodia solo se puede tomar en un estado. Una vez que un primer estado tome una decisión de custodia, otro estado no puede tomar otra decisión “inicial” o modificar la orden existente.

El hecho de que rija la misma ley en todos los estados ayuda a que las decisiones de custodia sean homogéneas.  También ayuda a resolver muchos de los problemas creados por secuestros o desacuerdos sobre custodia entre padres que viven en distintos estados. 

Si los dos padres legales de un menor viven o vienen de distintos países y están tratando de resolver asuntos de custodia, puede ser conveniente que trabajen con abogados que tengan experiencia en este tipo de casos. Esto es particularmente importante si uno de los padres vive en otro país debido a su servicio militar.

Si un hijo es secuestrado en los Estados Unidos y llevado a otro país, o viceversa, se puede poner en contacto con el Departamento de Estado de los EE.UU. para obtener ayuda. 

En los Estados Unidos, la violencia física o amenaza de violencia, la agresión sexual y el maltrato de menores son ilegales. Esto es así sea cual fuera la herencia cultural o religiosa de la persona, su estado legal como ciudadano o sus creencias personales sobre disciplina o la relación apropiada entre los cónyuges.  

Para que un maltrato se llame "violencia en el hogar":

Tiene que haber sido causado a una persona con la que se tiene una “relación íntima”, como:

  1. Un cónyuge o ex cónyuge.
  2. Un miembro o ex miembro de una pareja de hecho.
  3. Una persona que está viviendo o estuvo viviendo con el agresor.  
  4. Un novio o ex novio.
  5. Una persona con la que tiene un hijo en común.
  6. Un padre y su hijo.
  7. Otras personas que tienen una relación de sangre, adopción o matrimonio de hasta segundo grado.

Órdenes de protección y de restricción:

Una corte dictará una orden de restricción para asegurar que uno de los padres no pueda causar daño al otro. Si la corte emite una orden para proteger a un padre contra violencia en el hogar, quiere decir que el otro padre no puede golpear, patear, atemorizar, arrojar objetos, tirar del pelo, empujar, seguir, acosar o agredir sexualmente.  Tampoco puede amenazar con hacer cualquiera de estas cosas.   La violencia en el hogar puede ser oral, escrita o física.

NOTA IMPORTANTE: Es importante que se reporten las conductas violentas o de maltrato a la corte.  La violencia, el maltrato y el descuido son factores importantes al tomar decisiones sobre la custodia y visitación de los hijos. 

SI NECESITA PROTECCIÓN DE INMEDIATO, llame al 911. O puede llamar:

  • a la comisaría u oficina del alguacil de su zona o
  • a un albergue de violencia en el hogar o
  • a la Línea nacional sobre la violencia doméstica al 1-800-799-7233.

Para obtener más información, visite la sección sobre violencia en el hogar de este sitio web.

Una orden de custodia de los hijos dictada por la corte termina en general cuando el hijo:

  • cumple 18 años,
  • se casa o se incorpora a las Fuerzas Armadas;
  • la corte da por terminada la custodia; o
  • fallece;

según lo que ocurra primero.

En California, una persona se considera adulta al cumplir 18 años de edad. A partir de esa fecha ya no se aplican las leyes de custodia de los hijos.

 

Una corte le puede dar custodia a una persona que no es el padre si fuera dañino apara el hijo que viva con sus padres. 

Puede ser dañino que un hijo viva con sus padres si:

  • Existen antecedentes probados de maltrato o descuido serio por parte de uno de los padres contra su hijo, el otro padre, o algún otro;
  • Drogadicción o alcoholismo en cualquiera de los padres;
  • Enfermedad mental grave o algún otro factor que impida que el padre cuide a su hijo.

La corte también puede determinar que sería mejor que la custodia sea asumida por una persona que no es el padre si ya ha estado viviendo con el hijo y suple sus necesidades físicas y emocionales. 

En casos extremos, una corte puede dar por terminados los derechos de paternidad de una persona. Esto ocurriría en general después de una determinación de abandono por parte del padre, o cuando el padre exhibe conducta altamente perjudicial para sus hijos. 

Un plan de crianza es un documento legal que explica cómo los padres compartirán sus derechos y responsabilidades como padres.  El plan de crianza tiene que estar basado en el mejor interés del hijo.

El plan debería cubrir:

  • Cómo el hijo va a pasar tiempo con cada padre.
  • Quién tomará las decisiones sobre su atención de la salud, educación, formación religiosa y otras actividades.
  • Cómo se pueden satisfacer las necesidades o intereses especiales del hijo.

Al elaborar el plan, los padres tienen que tener en cuenta la edad, personalidad, experiencia y habilidades de su hijo. En general, el plan debería:

  • Brindarle al hijo un horario regular con cada uno de los padres para que puedan cuidarlo, pasar noches, realizar actividades y tareas escolares, y pasar las vacaciones y los días feriados juntos. 
  • Ser lo suficientemente detallado y fácil de comprender y hacer cumplir; y
  • Proporcionar al hijo una rutina definida.

El plan tiene que hacerse por escrito y debe ser firmado por ambos padres. Si los padres se ponen de acuerdo en los asuntos de custodia y visitación, en general la corte aprobará el plan de crianza.

NOTA:  Si los padres no se pueden poner de acuerdo, será el juez quien tomará las decisiones de crianza en una audiencia de la corte.

Con frecuencia, la cuestión más importante que tienen que resolver los padres al separarse es dónde van a vivir los hijos. También podría ser el asunto más complicado
de resolver.

En California, las decisiones sobre dónde van a vivir los hijos habitualmente se llaman decisiones de “custodia física."

La custodia física exclusiva quiere decir que el hijo vive y se encuentra bajo la supervisión de un solo padre. (La corte puede ordenar que el otro padre tenga el derecho de visitar a su hijo).

La custodia física conjunta quiere decir que cada uno de los padres tendrá la custodia física de su hijo durante un periodo significativo de tiempo. Por ejemplo, los padres pueden ponerse de acuerdo en que:

  • El hijo vivirá con uno de los padres durante la semana, y con el otro padre durante los fines de semana, o can fin de semana por medio.
  • El hijo vivirá una semana, o media semana, con cada uno de padres, o
  • El hijo pasará el año escolar con uno de los padres y las vacaciones de verano con el otro padre.

Para decidir dónde van a vivir los hijos, los padres podrían tener en cuenta:

  • ¿Quién les brindaba la mayor parte del cuidado diario mientras estaban casados?
  • ¿Quién vive más cerca de las mejores escuelas?
  • ¿Qué hogar brinda el mejor ambiente para estudiar?
  • ¿Quién vive más cerca de los programas recreativos e instalaciones deportivas en la comunidad en que los hijos participan?
  • ¿Quién vive más cerca de los amigos de los hijos, o en un barrio con hijos de edad similar?
  • Los deseos del hijo.

Hay innumerables maneras en que los padres pueden repartir su tiempo con los hijos. Al tomar sus decisiones, es útil recordar que un plan de crianza se puede modificar cuando cambie la situación o las necesidades de los hijos.

La corte normalmente aprobará cualquier acuerdo al que lleguen los padres, en la medida que parezca responder al mejor interés de los hijos. 

En California, si los padres no pueden llegar a un acuerdo, tienen que ir a mediación de custodia de los hijos antes de poder ver a un juez. 

En California, las decisiones sobre quién tendrá el derecho y la responsabilidad de tomar decisiones sobre la salud, educación y bienestar de los hijos se llaman decisiones de “custodia legal."

La custodia legal exclusiva quiere decir que solo uno de los padres tendrá el derecho y la responsabilidad de tomar decisiones sobre la salud, educación y bienestar de su hijo.

La custodia legal conjunta quiere decir que ambos padres compartirán el derecho y la responsabilidad de tomar decisiones sobre la salud, educación y bienestar de su hijo. También quiere decir que cualquiera de los padres puede tomar decisiones por el hijo en caso de emergencia.

Es importante llegar a un acuerdo sobre qué decisiones puede tomar un padre sin preguntarle al otro o sin ponerse de acuerdo previamente con el otro padre. Algunas decisiones que habrá que considerar en este sentido son:

  • ¿Dónde irán los hijos a la escuela?
  • ¿Qué tipo de guardería necesitarán los hijos?
  • ¿Qué religión tendrán los hijos?
  • ¿Quiénes serán los médicos y dentistas principales de los hijos?
  • ¿Quién tomará las decisiones en casos de emergencia?
  • A medida que los hijos crezcan, ¿qué tipos de trabajo podrán aceptar?
  • Cuando los hijos tengan edad suficiente, ¿tendrán permiso de obtener una licencia de manejar?

NOTA: La custodia conjunta significa que:

  • Ambos padres tendrán derecho a tener información sobre su hijo;
  • Ambos padres tendrán derecho a llamar a su hijo;
  • Ambos padres tendrán derecho a ver los registros médicos, dentales y escolares de su hijo;
  • Cada padre tendrá derecho a conocer la dirección y número de teléfono del otro padre. 

Los padres que se están separando, disolviendo su matrimonio o dando por terminada su relación pueden elegir distintas maneras de cuidar de sus hijos. Si los padres están de acuerdo sobre dónde vivirán sus hijos, pueden poner el acuerdo por escrito y la corte generalmente lo aprobará.

Algunas opciones que los padres pueden considerar para sus hijos son:

  • Una residencia primaria. Con esta opción los hijos pasarán más tiempo con uno de los padres.  Por ejemplo, los padres pueden acordar que los hijos vivan con uno de los padres durante la semana y con el otro padre durante los fines de semana, o cada fin de semana por medio. Los días feriados y de vacaciones se arreglan por separado.
  • Residencias duales.  Con esta opción, los hijos pasan aproximadamente la misma cantidad de tiempo con ambos padres. Por ejemplo, los padres pueden acordar que los hijos vivan una semana con un padre y la semana siguiente con el otro, o media semana con cada padre. Como en el caso anterior, los días feriados y de vacaciones se negocian por separado.
  • “Nido de pájaro”.  Con esta opción, los hijos se quedan siempre en la misma casa y los padres vienen y van a la casa cuando les corresponde. Ésta no es una opción muy frecuente pero puede ser buena para algunos niños. Para que funcione bien, exige un alto grado de coordinación y cooperación entre los padres.
  • Los hijos viven con una persona que no es uno de los padres.  Para algunas familias es mejor que los hijos vivan con un adulto que no sea ninguno de sus padres. Este tercer adulto también puede tener la custodia de los hijos, o se lo puede nombrar tutor. Si se elige esta opción, hay que indicarla claramente en el plan de crianza.

Es importante recordar que los planes de crianza se pueden modificar más adelante si las circunstancias cambian. Los padres pueden llegar a acuerdos de corto plazo hasta que las cosas se vayan aclarando. Más adelante tendrán tiempo para decidir lo que más les conviene en el largo plazo.

Puede ser difícil repartir los días feriados y las vacaciones. Al tomar estas decisiones, puede ser útil recordar que los días feriados se repiten todos los años.   Si los padres se ponen de acuerdo, las cortes en general aprueban su acuerdo escrito. 

Algunas opciones que los padres pueden considerar para sus hijos son:

  • Alternar de año a año.   Esta opción asigna cada día feriado a uno de los padres en los años impares y al otro en los años pares. Por ejemplo, los niños podrían pasar Thanksgiving (el Día de Acción de Gracias) con uno de los padres en 2016 y con el otro padre en 2017. A los padres frecuentemente les gusta este plan porque saben que nunca dejarán de pasar un feriado con sus hijos más de un año seguido.
  • Repartirse los días feriados por partes iguales.  Algunos padres se reparten el día feriado por partes iguales, para que los hijos puedan pasar parte del tiempo con cada padre. Esto permite que ambos padres vean a sus hijos en los "días importantes".  Sin embargo, hay que planificar de antemano para que los hijos no se pierdan gran parte de la celebración viajando de un lugar a otro.
  • Celebrar los feriados importantes dos veces.  Algunas familias celebran los feriados dos veces. Por ejemplo, uno de los padres puede celebrar la Navidad con sus hijos una semana antes, y el otro el 25 de diciembre. Pocos niños se quejan por celebrar un feriado dos veces.
  • Hacer un cronograma fijo para los días feriados.  Si los padres tienen preferencias por ciertos feriados en particular, los hijos pueden pasar esos feriados todos los años con ese padre. Por ejemplo, si un padre participa en celebraciones religiosas y el otro no, éste último puede usar los feriados no religiosos para organizar vacaciones, hacer viajes y otras actividades con sus hijos.
  • Tomar la decisión a medida que se aproxima cada feriado.  Algunos padres prefieren no tener un cronograma fijo de feriados.  No obstante, habrá que invertir tiempo antes de cada día feriado para coordinar dónde van a ir los hijos. Además, si se elige esta opción, los padres se tendrán que acordar con cuánta anticipación habrá que hacer los planes para cada día feriado.

Nunca es bueno cuando un niño no se siente bien. Llegado el momento en que tenga que ir de un hogar al otro, ¿convendría postergar el cambio? Desafortunadamente, no es fácil responder a esta pregunta. Sin duda, habrá que tener en cuenta la gravedad de la enfermedad y la edad del niño. La distancia entre los dos hogares también será un factor importante para tomar la decisión. Algunos padres usan el criterio de que si el niño está lo suficientemente bien como para ir a la escuela, también podrá viajar de un hogar al otro. No obstante, con frecuencia es difícil decidir si un niño está en condiciones de ir a la escuela, así que este criterio no es demasiado útil. 

He aquí algunas consideraciones a tener en cuenta:

  • Ambos padres tienen no solo el derecho sino también la obligación de cuidar de sus hijos cuando están enfermos. No es razonable que el padre custodial se tenga que hacer cargo siempre de cuidar a su hijo cuando está enfermo, de la misma manera que no es razonable negar tiempo de crianza a un padre debido a una enfermedad menor de su hijo.
  • Los sentimientos del niño son importantes.  Es común que un niño enfermo esté malhumorado e infeliz; mudarlo de un hogar a otro puede intensificar estos sentimientos. Por otro lado, los niños a veces se cansan de estar "encerrados", de la misma manera que los adultos. Un cambio de ambiente puede muy bien cambiarles el humor y hacerles olvidar su enfermedad.
  • Cuando los padres comparten el cuidado de un hijo enfermo, es fundamental que se comuniquen con claridad. Si el niño tiene que tomar un medicamento, es importante que los padres intercambien información al cambiar al niño de hogar sobre cuándo tomó la última dosis y/o cuándo tendrá que tomar la siguiente. Quizás fuera bueno que ambos padres anoten en un cuaderno qué medicamento(s) está tomando el niño y cuál es el horario en que lo(s) tiene que tomar. 

Si hay que saltear un horario de crianza debido a enfermedad, es probable que el padre no custodial quiera recuperar el tiempo que perdió. Se pueden agregar “contingencias de enfermedad” razonables en el plan de crianza. También hay que tener en cuenta que la situación de cada padre (viajes, horario de trabajo, etc.) es distinta.

Visitación supervisada” quiere decir que otro adulto tiene que estar presente cuando el padre que tiene visitación está con su hijo. La corte ordenará visitación supervisada cuando hay problemas serios de maltrato o descuido de los hijos, o existe el riesgo de secuestro. 

La corte decidirá:

  • Quién supervisará las visitas y qué tipo de capacitación necesitará esa persona;
  • Cuánto durarán las visitas;
  • Con qué frecuencia se realizarán las visitas;
  • Si el supervisor tiene que ser un terapeuta, consejero o trabajador social; y
  • Quién pagará por el supervisor profesional, en caso que haya que usarlo.

Un padre también puede pedirle a la corte que agregue otras condiciones a la orden para limitar la visitación supervisada. 
Por ejemplo, se le puede pedir a la corte que considere:

  • Si las visitas pueden tener lugar en la casa del padre o en otro lugar, como una plaza de juegos o un centro de visitación.
  • Si el intercambio de padres se debería realizar en un lugar específico para garantizar la seguridad de todos; o
  • Si se deberían limitar los tipos de actividades que los hijos pueden realizar con el padre sujeto a visitación supervisada. 

En todos los casos, la corte se concentrará en el mejor interés de los hijos.

A veces uno de los padres se preocupa porque cree que el otro padre o alguna otra persona puede llevarse sin permiso a su hijo fuera del estado. 

Si un padre está preocupado porque se lleven a su hijo fuera del país sin permiso, el recurso principal que pueden utilizar para obtener acceso a su hijo, o para forzar al otro padre a que lo devuelva a los Estados Unidos, es la Convención de La Haya sobre los Aspectos Civiles de los Secuestros Internacionales de Niños. La Convención de La Haya es un acuerdo entre los Estados Unidos y aproximadamente otros 50 países. Esta convención es un mecanismo legal civil que los padres pueden utilizar para obtener la devolución de su hijo o tener acceso a él. Las partes de la causa legal son los padres, no los gobiernos. 

Además, el Departamento de Estado de los Estados Unidos publica una lista de precauciones que todo padre debería tomar si está preocupado por la posibilidad de secuestro de su hijo.  Para obtener más información, vea el sitio web del Departamento de Estado de los EE. UU. 

Además, el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados sugiere que le enseñe a su hijo a usar el teléfono, a memorizar el número de teléfono de su casa y que lo instruya a llamar a su casa inmediatamente si ocurre algo inusual. Hable con su hijo sobre posibles planes de acción en caso de que lo secuestren.

Lo más importante, sin embargo, si cree que su hijo es vulnerable a secuestro, es obtener asesoramiento legal. No basta con contarle a un amigo o pariente sobre sus temores.  Encuentre un abogado.

Un consejero o mediador es una persona especialmente capacitada para ayudar a los padres a hablar sobre maneras de cumplir con las necesidades de su hijo.  Son independientes y están especialmente capacitados.

Los consejeros contratados por las cortes tienen que cumplir con ciertos requisitos:

  • Un título de maestría en consejería, trabajo social o un tema relacionado;
  • Por lo menos dos años de experiencia laboral sen temas de salud mental;
  • Conocimientos sobre las investigaciones en materia de desarrollo infantil, custodia de los hijos y los efectos del divorcio, la violencia en el hogar y el maltrato de menores sobre un niño;
  • Poder evaluar las necesidades de salud mental del hijo;
  • Saber cómo funciona el sistema de la corte familiar.

El consejero o mediador también contará con información sobre servicios comunitarios que pueden llegar a ser útiles para cada padre.

La consejería de custodia de los hijos permite que los padres trabajen con un profesional capacitado que les puede ayudar a encontrar maneras de compartir las responsabilidades de crianza de manera de cumplir con las necesidades de los hijos.

El trabajo del consejero o mediador es:

  • Escuchar lo que quieren ambos padres, y en algunos casos el hijo.
  • Ser neutral.
  • Ayudar a los padres a considerar distintas opciones.
  • Ayudar a los padres a decidir cuándo estarán sus hijos con cada uno de los ellos.
  • Ayudar a los padres a decidir cómo se tomarán las decisiones sobre sus hijos en el futuro.
  • Ayudar a los padres a pensar sobre cómo proteger de la mejor manera la seguridad y bienestar de sus hijos.
  • Brindar respaldo a cada padre.

En algunos condados, si los padres no se pueden poner de acuerdo en un plan de crianza por medio del proceso de mediación, el consejero recomendante de custodia de los hijos le hará una recomendación a la corte.  Esta recomendación se hará por escrito e incluirá la opinión del mediador sobre qué plan de crianza será en el mejor interés de sus hijos.

Pautas de mediación para los padres:

  • Tratarse con respeto. Ambos tendrán la oportunidad de explicar sus ideas.
  • Escuchar lo que dice el otro y tratar de encontrar soluciones reales.
  • Den prioridad al interés de sus hijos. Piensen en lo que ellos quieren y lo que son capaces de tolerar.

Obtenga más información sobre cómo prepararse para la consejería recomendante de custodia de los hijos o mediación.

Si uno de los padres ha sido víctima de violencia en el hogar, puede reunirse con el consejero o mediador en forma separada del otro padre.  También puede llevar consigo a un acompañante a las sesiones de consejería o mediación y a la corte, para que le brinde respaldo. 

Si está experimentando problemas de violencia en el hogar, debería:

  • Informarle a su consejero o mediador lo antes posible;
  • Informarle a su abogado, si tiene a uno; y
  • Contestar todas las preguntas del juez o consejero sobre este problema.

Si el consejero o mediador tiene una sospecha razonable de que el hijo ha sido maltratado o descuidado, tiene que denunciarlo.  El consejero o mediador podrá proporcionarle una serie de lugares donde podrá obtener ayuda, tanto para usted como para sus hijos.

SI NECESITA PROTECCIÓN DE INMEDIATO, llame al 911.

También puede llamar a:

  • la comisaría u oficina del alguacil de su zona o
  • un albergue de violencia en el hogar o
  • la Línea nacional sobre la violencia doméstica al 1-800-799-7233.

Obtenga más información sobre temas de violencia en el hogar.

Cada corte decide si le va a pedir a los mediadores de custodia de los hijos que le hagan recomendaciones.

Si los mediadores de su condado NO HACEN recomendaciones, entonces lo que los padres digan durante la mediación SERÁ confidencial.  Eso quiere decir que lo que se dice en la mediación no se divulga.  No se puede hablar de eso en la corte.

Si los mediadores de su condado HACEN recomendaciones, se llaman consejeros recomendantes de custodia de los hijos.  Lo que los padres dicen en la consejería NO ES confidencial.  SI los dos padres no pueden llegar a un acuerdo, estas cortes le pedirán a los consejeros que hagan “recomendaciones”.

  • El consejero puede llegar a hablar con el hijo, sus maestros, médicos u otras personas que puedan tener conocimiento sobre la situación familiar.
  • El consejero puede recomendar que se nombre a un evaluador de custodia de los hijos para que realice un estudio detallado de la situación familiar y haga recomendaciones a la corte.
  • Lo que los padres digan en consejería puede ser reportado al juez, al otro padre o a cualquiera de los abogados involucrados en el caso.

NOTA 1:  Si un consejero o mediador sospecha maltrato o descuido de los hijos, la ley exige que lo reporte a los servicios de protección de los niños del condado. Esto será así independientemente de que la corte le pida o no al mediador que haga recomendaciones.

NOTA 2: En una mediación privada, las reglas son distintas.  En la mediación privada, todo lo que se diga es completamente confidencial.  No se puede usar en la corte.

Muchas familias tienen problemas que obstaculizan la crianza, como:

  • Violencia en el hogar.
  • Abuso de sustancias.
  • Problemas de salud mental.
  • Problemas de cuidado de salud.
  • Alguien está cumpliendo una sentencia en la cárcel.

Servicios de respaldo

Los padres pueden aceptar que alguien los ayude con estos problemas como parte del plan de crianza.  En otros casos, la corte puede exigir que obtengan ayuda como parte de su orden judicial.  Algunos ejemplos de estos tipos de ayuda pueden ser:

  • Análisis de drogas.
  • Clases de crianza.
  • Clases de manejo de ira.
  • Terapia familiar, infantil o individual.
  • Una evaluación médica de las necesidades de tratamiento a largo plazo.
  • Servicios de respaldo para ayudar a un padre que está en la cárcel.

Fuentes de remisión

Si está buscando recursos por su propia cuenta, puede recurrir a:

  • Escuelas y departamentos de consejería escolar.
  • Médicos de la familia.
  • Consejeros u otros terapeutas.
  • Líderes religiosos.
  • Organizaciones comunitarias.
  • Programas de grupos juveniles.
  • Clínicas de salud pública.
  • La Internet.
  • Bibliotecas.

La consejería ordenada por la corte es solo para los padres.  Los hijos, abogados, parejas nuevas u otras personas no están incluidos en las sesiones de consejería o mediación. Hay dos excepciones importantes:

  • Personas de respaldo en situaciones de violencia en el hogar
    Si hay una orden de restricción en vigencia, o antecedentes de violencia en el hogar, puede pedirle al consejero que se reúna con usted y el otro padre en horarios distintos. También puede pedir que otra persona vaya con usted para brindarle respaldo con su problema de violencia en el hogar.
  • Intérpretes
    Si uno de los padres no habla bien inglés, puede traer un intérprete. Algunas cortes ofrecen intérpretes capacitados, pero la mayoría no. Si no sabe cómo encontrar a un intérprete capacitado, puede pedirle al consejero o mediador que lo ayude.  También puede pedirle a un amigo o familiar que le haga de intérprete.  NO es una buena idea pedirles a sus hijos que hagan de intérprete.  El intérprete tiene que estar preparado para traducir todo lo que se dice de la manera más fidedigna posible, sin agregar ninguna información nueva o sus comentarios en el proceso. 

En la mediación privada, cuando ambos padres acuerdan contratar a un mediador profesional fuera del sistema de la corte, se aplican otras reglas.  Los mediadores privados pueden ser abogados u otro personal de respaldo.  No obstante, nunca se debe llevar a los hijos a consejería o mediación a menos que el consejero o mediador lo haya pedido.

La duración de consejería o mediación recomendante de custodia de los hijos ordenada por la corte puede ser distinta en cada corte. Algunas cortes solo pueden ofrecerles a los padres sesiones de una hora de duración. Otras pueden brindarles a los padres una o más citas de 2 a 3 horas de duración cada una. Esta es una pregunta importante que puede hacer cuando programe la cita inicial para su consejería o mediación.

Si los padres quieren más tiempo con el mediador, podría ser conveniente contratar a un mediador privado. Los mediadores privados frecuentemente trabajan con los padres durante 4 a 6 horas, en el curso de una o más citas. Si bien trabajar con un mediador privado cuesta dinero, puede ayudar a resolver sus diferencias y llegar a un acuerdo de crianza que respalde a sus hijos y funcione bien para la situación familiar en la que se encuentren.

Para encontrar a un mediador en su área, puede:

  • Buscar mediadores de divorcio en la Internet.
  • Pedirle a un abogado de derecho familiar, a un consejero familiar o a un terapeuta que lo remita.
  • Encuentre un abogado.

 

Si los padres no se pueden poner de acuerdo en todos sus asuntos de custodia, antes de ir a ver al juez tendrán que asistir a custodia recomendante o mediación de custodia de los hijos para poder solucionar sus desacuerdos sobre el plan de crianza.  La consejería tiene que ocurrir antes de poder reunirse con un juez.  

Un consejero o mediador es una persona especialmente capacitada para ayudar a los padres a hablar sobre maneras de cumplir con las necesidades de su hijo.  Cada corte de familia tiene que tener un consejero o mediador disponible para ayudar a los padres que no se pueden poner de acuerdo en un plan de crianza.

Los objetivos de la consejería o mediación son:

  • Ayudar a los padres a hacer un plan que sea en el mejor interés de los hijos;
  • Ayudar a los padres a hacer un plan que permita a sus hijos pasar tiempo con cada uno de ellos; y
  • Ayudar a los padres a aprender maneras de manejar su ira o resentimiento.

Un consejero o mediador no puede tomar ninguna decisión en nombre de los padres.  En algunos condados, el consejero recomendante de custodia de los hijos puede hacer una recomendación sobre el plan de crianza que, en su opinión, serviría el mejor interés de los hijos.

Esta recomendación se tiene que hacer por escrito y se le debe entregar una copia a cada padre y al juez.  La recomendación dirá cuáles serían las mejores órdenes de custodia desde el punto de vista de los hijos, en opinión del consejero, y por qué.

 

A veces, uno de los padres puede pedirle a la corte que dicte órdenes de custodia temporales de emergencia.  Para ello hay que demostrar de que existe el riesgo de daño al hijo o de que se lo saque de California si la corte no toma una acción ese mismo día. Estas órdenes de emergencia también se llaman órdenes ex-parte.  Solo estarán en vigor por poco tiempo. La corte programará una audiencia normal para considerar si las órdenes se deberían prolongar más allá del periodo temporal. El otro padre debe recibir aviso de esta audiencia, y tendrá derecho a participar en la misma.

NOTA: “Daño inminente al hijo” puede incluir el caso de un padre que cometió actos de violencia en el hogar, siempre y cuando la corte determine que dichos actos fueron recientes o formaron parte de un patrón demostrado y continuo de actos
de violencia en el hogar. 

PUEDE pedir órdenes de emergencia:

  1. Si ya tiene un caso abierto en la corte de derecho familiar (para divorcio, separación legal, paternidad, manutención de los hijos o custodia) O
  2. Está presentando formularios en este momento para abrir un caso en la corte de derecho familiar.

NO PUEDE usar estos formularios:  Si se dictaron órdenes en otra corte sobre este hijo (por ejemplo: corte de menores, tutela en la corte testamentaria o una corte de otro condado).

Cómo pedir órdenes temporales de custodia de los hijos:

PASO 1: Llene estos 2 formularios:

  • Solicitud de orden (formulario FL-300)
    Vea las instrucciones para este formulario.
  • Órdenes temporales (formulario FL-305)

PASO 2: Antes de presentar los formularios ante el secretario de la corte:

  • Si hay un acuerdo escrito entre los dos padres sobre la custodia temporal de los hijos, adjúntelo al formulario de Órdenes temporales.  (Si no hay un acuerdo, saltee este paso)
  • Haga 3 copias de sus formularios llenados y de sus adjuntos.

PASO 3: Presente los formularios ante la corte:

A. Cuando esté listo, lleve sus formularios originales, junto con sus copias, a la oficina del secretario de la corte para presentarlos. Es posible que tenga que pagar una cuota de presentación.

  • Si tiene bajos ingresos y quiere presentar una solicitud para no tener que pagar la cuota de presentación, puede solicitar una exención de cuotas.

B. Las solicitudes de órdenes temporales tienen que ser examinadas por un juez antes
de ser presentadas.

C. Si NO hay acuerdo entre los padres sobre la custodia temporal de los hijos, la corte puede otorgar órdenes de emergencia pero programar una audiencia especial para darles a ambos padres la oportunidad de contar su lado de la historia.

PASO 4: Recoja sus documentos presentados en la oficina del secretario de la corte:

  • Es importante que lea la primera página de su "Solicitud de orden" y sus "Órdenes temporales” para saber cuáles son las órdenes que dictó el juez.
  • Estas órdenes entrarán en vigor inmediatamente y durarán sólo hasta la fecha de audiencia en la corte.
  • La fecha y hora de la audiencia aparecen en la primera página del formulario “Solicitud de orden”.

PASO 5: Haga la entrega legal de los formularios: USTED NO PUEDE HACER LA ENTREGA LEGAL DE SUS FORMULARIOS.

  • Haga que se entreguen personalmente copias de todos estos documentos presentados al otro padre (y al Departamento de Servicios de Manutención de los Hijos, si está involucrado en el caso).
  • Incluya en la entrega al otro padre una copia en blanco del siguiente formulario para que lo llene:
  • Declaración de respuesta (formulario FL-320)
Pídale a la persona que hizo la entrega legal de los documentos que llene una:
  • Prueba de entrega en persona (formulario FL-330)


PASO 6: Presente el formulario de Prueba de entrega ante la corte.

  • El secretario de la corte sellará la copia con la palabra “Filed” (Presentada) y se la devolverá. Esta es la prueba de que cumplió con los requisitos de entrega legal.

PASO 7: Llame a los Servicios de la Corte de Familia para programar una sesión de orientación a la mediación.

Cuando vaya a la corte:

  • Lleve consigo una copia de todos los documentos de su caso.
  • Lleve también los documentos que lo ayuden a probar la información contenida en su Declaración.
  • Si tiene testigos, deberían estar presentes también.

Sepa cómo prepararse para la corte.

Después de su audiencia en la corte:

Si el juez decide otorgar las órdenes de custodia y visitación de los hijos, le pedirá al padre que inició la petición que prepare un formulario de “Orden después de la audiencia”.

En la mayoría de los casos tendrá que pagar una cuota para presentar documentos en la corte.

Si una persona no puede pagar las cuotas de presentación de la corte, puede presentar formularios y pedir permiso para no pagar parte o todas las cuotas y costos de la corte. Esto se llama una “exención” de cuotas, y puede obtener un paquete de formularios en la corte sin cargo, o también descargarlos de este sitio Web.

La elegibilidad para la exención de cuotas depende de los ingresos de su unidad familiar o si recibe ayuda pública. Si una persona solicita una exención de cuotas pero se determina que no está calificada, tendrá que pagar las cuotas de presentación correspondientes.

Para saber si cumple con los requisitos para obtener una exención de cuotas, lea:

  • Hoja informativa sobre la exención de cuotas y costos de la corte
    (formulario FW-001-INFO

Si cumple con los requisitos para obtener una exención de cuotas, seleccione los formularios necesarios.

Si se inició un caso en la corte y los padres no llegan a un acuerdo que puedan presentar ante la corte, el juez puede tomar decisiones sin considerar su posición.

Si quiere evitar tener que ir a la corte sin perder la oportunidad de afectar la decisión del juez, tiene que demostrar que usted y el otro padre han podido llegar a un acuerdo completo sobre todos los asuntos de crianza de los hijos.

Cuando los padres llegan a este tipo de acuerdo y se lo dan a la corte, esto se llama una estipulación. Los padres pueden presentar su acuerdo completo como una estipulación ante el secretario de la corte, para que el juez la pueda revisar y aprobar. 

Este acuerdo se puede escribir en una hoja de papel común o en un papel de escrito. O puede usar los formularios FL-341, FL-341(A), (B), (C), (D) y/o (E) del Consejo Judicial, dependiendo de cuáles correspondan a su familia.

  • Ambos padres tienen que firmar el acuerdo (“estipulación”) y, si no tienen abogados, ambas firmas tienen que estar notarizadas.

Use el formulario que se indica a continuación para informarle a la corte que han llegado a un acuerdo por sí mismos.

  • Estipulación y orden de custodia y/o visitación de los hijos
    (formulario FL-355)
  • Si tiene una audiencia programada en la corte, puede llevar su estipulación (formulario FL-355) a la corte y entregársela al juez para que la firme. O puede ir a la corte donde se inició su caso y preguntarle a un secretario de derecho familiar qué tiene que hacer para que el juez la firme. 

Después de que el juez firme la estipulación, tiene que hacer 3 copias y presentar el original ante el secretario de la corte. (Tendrá que pagar una cuota de presentación)

  • El secretario se quedará con el original, y sellará las copias y se las devolverá. 

Después tendrá que hacer la entrega legal de una copia de la orden presentada-sellada al otro padre, o a su abogado.

  • Como en toda “entrega legal”, usted no puede entregar sus propios documentos. Tiene que pedirle a otra persona adulta (mayor de 18 años de edad) que no esté involucrada en el caso que haga la entrega de sus documentos.

Finalmente, tiene que pedirle a la persona que hizo la entrega de los documentos que llene una:

  • Prueba de entrega en persona (formulario FL-330) o,
  • si hizo la entrega por correo, una Prueba de entrega por correo (formulario FL-335)

Después tiene que presentar esta Prueba de entrega ante el secretario de la corte. 

  • No se olvide de guardar una copia de la Prueba de entrega como comprobante.

La preocupación principal de la corte al decidir la custodia o visitación de los hijos, es su salud, seguridad y bienestar.

California también quiere asegurar que los hijos tengan contacto frecuente con ambos padres después que éstos se hayan separado o hayan dado por terminada su relación. California alienta a los padres a que compartan los derechos y responsabilidades de crianza de los hijos.

La custodia se otorga en el siguiente orden, teniendo en cuenta el mejor interés de los hijos: 

  • A ambos padres conjuntamente, o a cualquiera de los dos padres.
  • Si no se otorga la custodia a ninguno de los padres, a la persona o personas con quien(es) los hijos hayan estado viviendo; o
  • A cualquier otra persona o personas que la corte considere apta y capaz de brindarles un cuidado adecuado y apropiado, y de darles guía. 

Puede llevar a un testigo a la corte para que dé testimonio, siempre y cuando esté calificado apropiadamente y la información que va a proporcionar sea relevante para el caso. También puede proporcionarle a la corte el testimonio de un testigo por escrito, si se prepara en forma de declaración.  Puede usar este formulario:

  • Declaración (formulario MC-030

Si decide llevar a un testigo, piense en lo que cree que va a decir y cómo está relacionado con las órdenes que le está pidiendo a la corte. Recuerde que en general la corte tiene un tiempo muy limitado, así que es importante que la información provista por el testigo sea útil y relevante.

Prepare, presente y haga la entrega legal de una lista de testigos

Si piensa llevar a testigos a su audiencia, tiene que preparar una lista de testigos antes de la audiencia. Esta lista tiene que incluir los nombres de todos los testigos que piensa llamar, junto con una breve descripción de lo que se espera que declaren.

Una vez que haya finalizado la lista:

  • Haga dos copias de la lista: una para la corte y la otra para la otra parte del caso. Después lleve (o envíe por correo) el original y dos copias a la corte para que el secretario las presente.
  • Tiene que hacer la entrega legal de una copia de este aviso a la otra parte.
  • Asegúrese de que los testigos sepan cómo llegar a la corte y a qué hora se tienen que presentar.  Es conveniente también que les dé una copia de la lista de verificación que aparece en este sitio web sobre cómo vestirse y comportarse en la corte.

NOTA 1:  Si NO presenta y hace la entrega legal de una lista de testigos antes de la audiencia, la corte puede postergar su audiencia.  La corte también puede dictar órdenes temporales que se tienen que cumplir hasta que se lleve a cabo la nueva audiencia.

NOTA 2:  Si el menor quiere prestar testimonio, se aplican reglas especiales.  

Los abogados, partes, testigos, jurados u otras personas con una discapacidad puedan realizar solicitudes confidenciales de modificaciones a la corte. 

Si tiene una discapacidad y quiere solicitar una modificación, puede llenar una:

  • Solicitud de modificaciones para personas con discapacidades y respuesta (formulario MC-410)
    Vea las instrucciones para este formulario.
  • También puede solicitar una modificación escribiendo una breve carta a la corte O
  • Puede ir a la corte, pedirle un formulario al secretario, llenarlo y devolvérselo al secretario ese mismo día. 

Estas solicitudes se pueden presentar en cualquier momento.  Debería darle a la corte, de ser posible, un aviso con por lo menos 5 días judiciales de anticipación.

A veces los hijos quieren hablar directamente con el juez sobre sus deseos para la custodia. Cualquier consejero de custodia, evaluador, investigador o abogado del menor que sepa que el menor quiere hablar con el juez está obligado a informarle a la corte. 

Hay reglas especiales para decidir si un menor puede dar testimonio en la corte.

NOTA 1: El menor es el que decide si quiere atestiguar, no los padres. 

NOTA 2: Si bien un menor puede hablar con un juez en su recámara en presencia del juez y un taquígrafo de la corte, siempre tiene que haber un registro escrito de lo que dijo el menor.  Ambos padres pueden ver este registro.

Si el menor tiene al menos 14 años de edad

Si un menor tiene al menos 14 años de edad y quiere decirle a la corte lo que piensa, la corte le dará permiso.  Esto sucederá a menos que la corte determine que no sería en el menor interés del menor que preste testimonio, como por ejemplo:

  • Si el testimonio del menor le causaría daño emocional;
  • El menor fue manipulado para decir que quiere prestar testimonio.

Si el menor tiene menos de 14 años de edad

Si un menor tiene menos de 14 años de edad y le pide a la corte que escuche su opinión, el juez tendrá que decidir si es o no en el mejor interés del menor que dé testimonio.  El juez tendrá en cuenta:

  • Si el menor tiene edad suficiente y la capacidad para razonar y decir la verdad sobre sus preferencias de custodia o visitación.
  • Si el menor comprende lo que significa dar testimonio.
  • Si el hecho de permitir que el menor preste testimonio crearía un riesgo emocional para el menor.
  •  Si el hecho de no permitir que el menor preste testimonio crearía un riesgo emocional para el menor.
  • Si lo que el menor le va a decir a la corte es relevante para la decisión que tiene que tomar la corte.
  • Si hay algún otro factor que pueda influir positiva o negativamente en que el menor hable en la corte.

Si el juez decide que el menor puede prestar testimonio en la corte, también decidirá cómo lo hará. Antes de permitir que un menor preste testimonio, la corte se fijará si hay otras maneras de obtener la opinión del menor, como por ejemplo:

  • Hacer que el menor participe en la consejería de custodia de los hijos.  La corte puede recibir la información sobre lo que desea el menor a través del consejero.
  • Nombrar a un evaluador de custodia de los hijos y recibir la información del evaluador.
  • Recibir pruebas de la opinión del menor de sus padres, otras partes u otros testigos.

Si se permite que el menor dé testimonio

Si el juez decide que es en el mejor interés del menor que preste testimonio, tiene que determinar después el proceso para recibir esta información. La corte quiere proteger al menor para que no sienta vergüenza o acoso, no sea sometido a preguntas constantes y no sufra ningún daño emocional. Todos los testimonios son estresantes, y mucho más para un menor que un adulto.

El menor puede atestiguar de tres maneras:

  • En la corte, en la presencia de los padres, sus abogados y otras partes interesadas;
  • En una corte cerrada, con la presencia de los padres y sus abogados, pero excluyendo a todos los demás;
  • En privado, en la recámara del juez.  Si el testimonio se recibe en la recámara del juez, tiene que haber un taquígrafo presente para registrar la declaración del menor.

El juez decidirá el método para recibir la opinión del menor de acuerdo al nivel de madurez del menor, el contenido del testimonio y qué tan cómodo se sienta el menor.

La corte tomará medidas para que el proceso se lleve a cabo de acuerdo a la edad del menor, para que el menor comprenda qué quiere decir dar testimonio, y que comprenda que no es un secreto. La corte puede nombrar a un abogado para el menor, para asegurarse de que los derechos del menor estén protegidos.


Si no se permite que el menor dé testimonio

Si el juez decide no permitir que el menor dé testimonio, tiene que dar lugar a otro método para que el menor exprese sus preferencias. La información sobre las preferencias del menor tiene que:

  • Darse por escrito y documentar en forma completa la opinión del menor;
  • Describir la opinión del menor con suficiente detalle como para ayudar al juez a tomar su decisión;
  • Ser proporcionada por alguien que pueda atestiguar en la corte y se preste a un interrogatorio.

 

Si no puede asistir a la audiencia en la fecha programada, puede pedirle a la corte que cambie la fecha de audiencia. Esto se llama un “aplazamiento”.  Tiene que tener una muy buena razón para que la corte le otorgue su solicitud.

La solicitud de aplazamiento se debería hacer lo antes posible, pero por lo menos 5 días corridos antes de la fecha de audiencia.  

  • Tiene que pedirle al otro padre que acepte el aplazamiento. Si se niega, tiene que presentar una “petición” para solicitarle a la corte que le otorgue un aplazamiento.
  • Si los aplazamientos se solicitan demasiado tarde, se tendrán que hacer en persona en la fecha programada de audiencia.
  • Normalmente no se concederán más de tres aplazamientos. 

Reglas especiales para el personal militar

Si no puede asistir a la audiencia porque está en las Fuerzas Armadas y asignado a un destino, o espera ser asignado a un destino, la corte tiene que tomar medidas especiales para tener en cuenta su situación.  Estas incluyen:

  • Realizar una audiencia para decidir los temas de custodia y visitación antes de ir a su destino; o
  • Darle permiso para dar su testimonio y presentar sus pruebas, y para participar en la consejería de custodia o mediación de los hijos ordenada por la corte, en forma electrónica.  Esto se puede hacer por teléfono, videoconferencia, o por Internet, siempre y cuando se protejan los derechos de todas las partes del caso.

NOTA:  Las reglas para las personas que están en las Fuerzas Armadas son complicadas.  Para proteger sus derechos, le conviene hablar con un abogado experimentado en representar a familias militares en la corte.

Con el tiempo, es posible que los padres tengan que cambiar su plan de crianza.  Algunas de las razones pueden ser:

  • Uno o ambos padres tienen una nueva pareja o cónyuge;
  • Uno de los padres se muda lejos de donde vive el otro padre;
  • Las escuelas del área donde vive uno de los padres ya no pueden satisfacer las necesidades del hijo;
  • El padre que es el cuidador primario tiene que dedicar más tiempo a sus estudios o a su carrera profesional;
  • Uno o más hijos comienzan a tener problemas disciplinarios serios en uno de los hogares;
  • Uno de los hijos quiere cambiar su residencia primaria, o quiere empezar a pasar la misma cantidad de tiempo con cada padre; o
  • El padre que es el cuidador primario del hijo está violando las órdenes existentes.

Algunos padres establecen revisiones anuales de su acuerdo, o cuando los hijos cambian de escuela o llegan a cierta edad.

Lo mejor es que ambos padres se pongan de acuerdo en los cambios que haya que hacer. Si se ponen de acuerdo, la corte no tendrá que participar para nada. Si los padres tienen distintos puntos de vista sobre los cambios que hay que efectuar, pueden contratar a un mediador privado para que los ayude a resolver sus diferencias. 

Si hay que realizar cambios importantes en el plan de crianza que la corte aprobó anteriormente, puede ser conveniente cambiar las órdenes existentes de la corte para poder hacer cumplir el nuevo acuerdo.  Otra razón para solicitar un cambio en la orden de la corte es si los padres no se pueden poner de acuerdo en los cambios al plan de crianza.  

Aprenda a modificar órdenes existentes de custodia de los hijos en la corte.

Aprenda a responder a una solicitud para modificar órdenes de custodia de los hijos existentes en la corte.

Uno de los padres quizás se quiera mudar. Si su casa nueva está lejos, es posible que la custodia y el plan de crianza ya no se puedan seguir cumpliendo.

A veces los padres pueden llegar a un acuerdo entre sí sobre cómo compartir y repartir su tiempo y las responsabilidades de crianza en su nueva situación.  En otros casos, los padres tendrán que resolver el asunto en la corte.  Es muy difícil predecir lo que la corte hará en estos casos.  En algunas situaciones la corte podría aprobar la mudanza.  En otras situaciones, la corte puede ordenar que el hijo siga viviendo con el padre que se queda en la comunidad.  La corte puede dictar nuevas órdenes de custodia y visitación. 

Este es un tipo de situación donde le convendría consultar con un abogado que se especialice en este tipo de casos.  Encuentre ayuda legal de bajo costo.

Algunos factores que la corte considerará al evaluar si la mudanza sería en el mejor interés de los hijos son:

  • A qué distancia estarán los dos hogares;
  • Si el hijo puede mantener una relación con el otro padre;
  • El arraigo del hijo con cada padre;
  • El arraigo del hijo con su comunidad;
  • Qué participación tiene cada uno de los padres en la vida diaria de su hijo;
  • La razón de la mudanza;
  • Los deseos del menor. 

Generalmente, cuando una corte aprueba una mudanza, es porque el padre que se está mudando:

  • Ha sido el cuidador primario del hijo;
  • Habló con el otro padre previamente sobre su intención de mudarse;
  • Está dispuesto a compartir el costo de transporte para las visitas del otro padre;
  • Está dispuesto a permitir visitas frecuentes del otro padre;
  • Respalda la relación continua de su hijo con sus abuelos, otros parientes y amigos cercanos, y
  • Nunca ha ocultado o impedido o frustrado el calendario de visitas de su hijo con el otro padre.

NOTA:  Si la mudanza modifica la cantidad de tiempo que el hijo pasará con cada padre, habrá que volver a calcular el monto de manutención de los hijos. Al modificar la orden de manutención de los hijos, la corte también tendrá en cuenta los gastos de viaje para visitación.

 

Cuando un juez dicta una orden de custodia y visitación de los hijos, la misma tiene la fuerza de ley. Por esa razón es muy importante que:

  • Conserve una copia de la orden de la corte en vigencia
  • Obtenga una nueva orden de la corte si usted y el otro padre acuerdan hacer cambios significativos en la cantidad de tiempo que su hijo pasará con cada uno de los padres; dónde vivirán los padres; dónde irá a la escuela, obtendrá atención médica o capacitación religiosa su hijo; cómo se manejarán los intercambios para visitación, o cómo se cumplirán con las demás necesidades de su hijo. 

Si tiene una orden de custodia y el otro padre no la está cumpliendo, puede pedir ayuda en la comisaría o departamento del alguacil de su zona. También puede pedir ayuda en la oficina del fiscal de su zona.

NO.  El acceso a su hijo para visitación no es un requisito para el pago de manutención de los hijos.

Si tiene problemas para ver a su hijo en el horario de visitación acordado, o si el otro padre está impidiendo que vea a su hijo de acuerdo a la orden de la corte, tendrá que ir a la corte y denunciar que el otro padre se niega a cooperar. Antes de que el juez pueda considerar las pruebas sobre visitación, quizás tenga que volver a reunirse con un mediador de la corte.

 

A veces, una orden de custodia y visitación requiere que uno de los padres asista a un programa para golpeadores, un programa de abuso de sustancias u otro tipo de programa de apoyo.

Después de que dicho padre complete el requisito, puede pedir un cambio en la orden. Las condiciones que justificarían una nueva orden dependerán del problema involucrado.

Por ejemplo:

  • Casos de violencia en el hogar: En general un juez no le dará la custodia a una persona que cometió actos de violencia en el hogar, a menos que sea en el mejor interés de los hijos.  No obstante, la persona que cometió el maltrato tiene que completar primero un programa para golpeadores de 52 semanas de duración.  Además, no tiene que cometer ningún otro acto de violencia en el hogar.
     
  • Casos de drogadicción o alcoholismo: El juez puede llegar a cambiar las órdenes de custodia y visitación de los hijos si la persona completó un programa contra el alcoholismo o la drogadicción y cumplió con todas sus condiciones de condena condicional o libertad condicional, o con una orden de restricción.

 

Si uno de los padres fallece; está incapacitado o se niega a asumir la custodia o ha abandonado a su hijo, el otro padre tiene derecho a la custodia. (Vea la sección 3010 del Código de Familia de California). 

El padre restante, sin embargo, puede descubrir que hay otras personas que quieren tener una participación mucho mayor para ayudar a criar a su hijo. Dependiendo de la situación, estos asuntos se pueden manejar como parte de un caso de derecho familiar o como parte de un caso de tutela.

Como estos asuntos se pueden complicar rápidamente, y los derechos y responsabilidades de cada parte pueden variar según los casos, puede ser conveniente consultar con un abogado.  Encuentre un abogado.